Asistencia a domicilio: Alzhéimer en su tercera fase, deterioro grave

alzheimerLa persona con Alzheimer en estado avanzado

La tercera y última etapa de la enfermedad de Alzheimer se continúa con una fase todavía más avanzada que podríamos denominar de terminal o de situación de final de vida. En este estadio avanzado de la enfermedad, la persona, tras varios años transcurridos de enfermedad (tal vez ocho o doce años), presentará una gran fragilidad física y un gran deterioro cognitivo, semejante a un niño inferior de un año que avanza hacia atrás, hasta el estadio final que será equivalente a un recién nacido.

En esta situación la persona será capaz de comunicarse sólo con monosílabos y estará ya con inmovilidad completa, no pudiendo deambular y permaneciendo todo el tiempo en la cama o en el sillón

Junto con ello la persona va a presentar numerosas complicaciones secundarias a la inmovilidad, tales como: infecciones de orina; infecciones pulmonares por atragantamientos frecuentes de comida (disfagia), estreñimiento con fecalomas; úlceras por presión de diferentes grados.

Procesos todos ellos que, con frecuencia, le harán necesitar de ingresos hospitalarios o de recibir tratamientos antibióticos

En esta fase será necesario estar preparados para la incomunicación y el adiós. Un adiós que no va a ser posible pronosticar, ya que, incluso, puede tardar más de dos años. Lo importante en esta fase es satisfacer las necesidades fisiológicas siendo los problemas de alimentación así como los de higiene y trastornos conductuales derivados de la dificultad de comunicación los principales problemas.

Al igual que en fases anteriores, pero más si cabe en esta última fase, dos son las preguntas que se plantean

¿Puede el enfermo estar en casa? ¿Es necesario su ingreso en un centro residencial?

La toma de la decisión se hará a corto plazo y debería ser consensuada principalmente entre los familiares y el equipo. La decisión dependerá de varios elementos: del apoyo que reciba el cuidador principal; del estado físico del enfermo y de las enfermedades intercurrentes que se presenten; de la presencia o no de un equipo asistencial (médico, enfermera, trabajador social) consolidado de referencia, que haga un buen seguimiento; y, sobre todo, de las condiciones del hábitat, socioeconómicas y de disponibilidad del grupo familiar o cuidador.

No obstante es normal cambiar de decisión día a día según vayan transcurriendo las cosas

Es fundamental que se tenga estipulado o bien un tutor legal o bien un interlocutor responsable de la comunicación con el equipo médico ya que el paciente no va a ser capaz de opinar. Ahora es útil saber cuáles son las preferencias del enfermo que deberíamos de haber conocido en sus fases iniciales de la enfermedad cuando todavía podría decidir sobre su vida.

Asistencia domiciliaria en Alicante y Provincia

Desde VITA, conscientes de la complicadísima situación que supone para las familias tener un ser querido que padezca la enfermedad del Alzhéimer, proponemos nuestros servicios de asistencia domiciliaria con el fin de ayudarles en todo lo que sea necesario en el cuidado de sus mayores.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Saber más

Acepto

GV BienestarSEPE